04 julio 2014

VOLVEMOS CON LAS CIGÜEÑAS..., GREDOS IMPERTURBABLE, SIEMPRE AGUARDA LA VUELTA.

“Por una mirada, un mundo;
  por una sonrisa, un cielo;
  por un beso…, yo no se que te diera por un  beso…”
 Gustavo Adolfo Becquer

“La gente se arregla todos los días el cabello…
 ¿Por que no el corazón…?”
  Proverbio chino



Becedas- Avila
Volvemos con las cigüeñas…, soñando entregar el cuerpo y alma al descanso en la España profunda, donde la luz y el agua cristalina de Gredos secuestran tus sentidos, donde el ritmo de la vida se adormece al son de la brisa de la sierra, moviendo el perfume de infinitas lavandas, tomillos y brezos en flor, y en silencio, siempre en silencio.., Cristina, mis libros y mis silencios. 


“Amar no es mirarse el uno al otro;
es mirar juntos en la misma dirección…”
 Antoine Saint-Exupery

Navalguijo Gredos
Me despido hasta la vuelta con una poesía de Pablo Neruda, que espero te ayude a elaborar sentimientos y emociones positivas, que desde tu corazón, se dirijan a tu cerebro, que se encargará de transformar esos estímulos en neuropéptidos positivos, que la ciencia todavía no puso nombre, pero que existen…, que potencian tu maravilloso sistema inmunitario y que te harán más alcalino, sensible, sano  y feliz.
Emulando a mi amiga María Teresa, os mando un intenso abrazo energético desde Gredos, el espinazo pétreo de España que describiera Unamuno.


Muere lentamente quien no voltea cuando está infeliz en el trabajo, quien no arriesga lo cierto por lo incierto para ir detrás de un sueño, quien no se permite por lo menos una vez en la vida huir de los consejos sensatos. 
Muere lentamente quien no viaja, quien no lee, quien no oye música, quien no encuentra gracia en si mismo.

Muere lentamente quien destruye su amor propio, quien no se deja ayudar.

Muere lentamente quien se pasa con los demás, quejándose de su mala suerte o de la lluvia incesante.

Muere lentamente quien abandona un proyecto antes de iniciarlo, no pregunta un asunto que desconoce o no responde cuando indagan sobre algo que sabe.

Evitemos la muerte en suaves cuotas, recordando siempre que estar vivo exige un esfuerzo mayor que el simple hecho de respirar.

Solamente la ardiente paciencia hará que
conquistemos una espléndida felicidad.

Depende de como lo vivamos…

Si te vas a calentar, que sea al sol.

Si vas a engañar, que sea a tu estómago.

Si vas a llorar, que sea de alegría.

Si vas a mentir, que sea la edad.

Si vas a robar, que sea un beso.

Si vas a perder, que sea el miedo.

Y si existe hambre, que sea de amor.

Si es para ser féliz…
 ¡¡¡Que sea todo el tiempo!!!
  Pablo Neruda

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada