18 julio 2014

ESTEVIA, LA DULCE REVOLUCIÓN.




Josep Pàmies en sus cultivos de Estevia
La estevia (stevia rebaudiana) es un edulcorante natural y no calórico.
Desde tiempos ancestrales la humanidad ha tenido una marcada preferencia hacia los alimentos dulces. Los edulcorantes proporcionan las mismas sensaciones que produce el azúcar, entre ellos la estevia, que se ha utilizado desde hace muchos años con diversos fines tanto como endulzante, como médicos, especialmente en el manejo de la diabetes, ya que reduce los niveles de glucosa plasmática e insulina, lo que sugiere que la estevia podría ayudar a regular el metabolismo de la glucosa. También se han descubierto efectos reguladores de la tensión arterial.
Es un compuesto cristalino de color blanco, endulzante natural sin calorías, siendo de 100 a 300 veces más dulce que el azúcar. Su uso como suplemento es seguro y no estimula el apetito, por lo tanto no hay riesgo de incremento de peso con su consumo.
 “La vida de la célula exige para su nutrición el aporte de alimentos vivos. La carencia de éstos da por resultado que el núcleo disminuya de tamaño y se empobrezca con el tiempo, mientras que el protoplasma se satura con materiales inertes e inorgánicos que la envenenan”
G. Lakhousky




“Cuando una puerta de felicidad se cierra, otra se abre, pero muchas veces miramos tanto tiempo la puerta cerrada, que no vemos la que se ha abierto para nosotros”
Helen Keller

El consumo de bebidas azucaradas es una de las causas más importante de producir trastornos metabólicos como la obesidad.
El consumo de azúcares agregados en los alimentos se ha incrementado mucho en las últimas décadas, con las consecuencias adictivas que conlleva (el azúcar engancha, es sumamente adictivo).  El consumo de alimentos y bebidas azucaradas influye significativamente en el índice glucémico o glicémico (IG) de cada comida, así como de la dieta en su conjunto.



Por otra parte, la ingesta excesiva de calorías y alimentos de alto índice glucémico puede dar lugar a una glucosa postprandial incrementada y a elevados niveles de insulina que pueden conducir a cambios metabólicos y hormonales que estimulan la sensación de hambre y promueven la acumulación de grasa (obesidad).



“Aunque existan otras causas de degeneración humana, podemos decir que el factor número uno de las enfermedades son los alimentos inadecuados. El 95% de las enfermedades las comemos y bebemos”
Álvarez-Mudarra



Estudios realizados en esa línea sugieren que el consumo de bebidas endulzadas con azúcar promueven un balance energético positivo, por lo tanto un aumento de peso y el incremento en el riesgo de diabetes.



Por otro lado, se ha encontrado que el consumo excesivo de fructosa causa dislipidemia, aumenta la adiposidad visceral y disminuye la sensibilidad a la insulina en sujetos con sobrepeso.




Una alternativa tanto al azúcar como a la fructosa es el uso de edulcorantes no nutritivos. El consumo de alimentos y bebidas que contienen edulcorantes no nutritivos ha aumentado dramáticamente en las últimas décadas.
Entre los edulcorantes no nutritivos podemos mencionar la Sacarina, Aspartame, Sucralosa, Ciclamato, Acesulfame K, Neotamo, Alitamo y recientemente se ha incorporado una planta que es edulcorante natural, la Estevia, cuyo sabor es lo más parecido al azúcar, distinguiéndose de los edulcorantes artificiales por no tener sabor metálico y especialmente por no ser cancerígeno.


Estevia

La Stevia rebaudiana es una planta originaria del Sudeste de Paraguay, miembro de la familia de las asteráceas, conocida como "hoja dulce". Es un arbusto perenne que puede alcanzar 65 a 80 cm, pero que cultivadas pueden llegar hasta 1,0 m de altura. Puede utilizarse para la producción comercial por un periodo de cinco o más años, dando varias cosechas anuales a partir de la parte aérea de la planta, crece en suelos arenosos cerca de arroyos de la parte selvática subtropical del alto Paraná.


Propiedades de la Estevia:

Durante siglos, las tribus Guaraníes de Paraguay y Brasil han usado diferentes especies de Estevia, principalmente Stevia rebaudiana, como endulzante y con fines medicinales que incluyen la regulación de la glucemia y la hipertensión. Este efecto hipotensor leve se observó en sujetos tratados con té de Stevia rebaudiana, administrado diariamente durante 30 días. 


Hay estudios en que se utiliza en el tratamiento de alteraciones de la piel y en la prevención de caries, ya que no puede ser fermentado y tiene efectos bactericidas sobre el Streptococcus mutans, responsable de las caries dentales; tiene por tanto propiedades antibacterianas y antivirales.
Además estimula el estado de alerta, facilita la digestión, las funciones gastrointestinales y mantiene la sensación de vitalidad y bienestar.
La disminución del deseo de comer dulces es referida por consumidores habituales de estevia. Otros consumidores indican que su consumo les reduce el deseo del tabaco y de bebidas alcohólicas.



Moisés Santiago Bertoni

El botánico suizo Moisés Santiago Bertoni fue el primero que la describió en 1887, detallando su sabor dulce. 



En 1900, el químico paraguayo Ovidio Rebaudi, logró aislar los principios activos responsables del dulzor.
La estevia no contiene calorías y las hojas pueden utilizarse en su estado natural, gracias a su gran poder edulcorante, y sólo son necesarias pequeñas cantidades del producto.




Composición de la Estevia:

Extractos de la Stevia rebaudiana se utilizan como edulcorante natural o en suplementos dietéticos por su contenido de glucósidos: Esteviósido y rebaudiósidos  A, B, C, D y E; Dulcósido A, y Esteviolbiósido.



El Esteviósido  proporciona 250 a 300 veces el dulzor del azúcar.
Las hojas de la planta silvestre de Estevia contienen 0,3% Dulcósido, 0,6% Rebaudiósido C, 3,8% Rebaudiósido A y el 9,1% de Esteviósido.
La composición química completa de las especies de Estevia aún no está disponible. De las 110 especies estudiadas por el sabor dulce solo 18 muestran esta característica. De todas las especies la Stevia rebaudiana bertoni es la más dulce.



"La salud humana es un reflejo de la salud de la tierra"
Heráclito de Efeso



De acuerdo a Sharma y cols (2006) las hojas frescas de Estevia contienen una gran cantidad de agua (80 a 85%). Aparte de los componentes antes mencionados (glucósidos), las hojas contienen ácido ascórbico, β-caroteno, cromo, cobalto, magnesio, hierro, potasio, fósforo, riboflavina, tiamina, estaño, zinc, etc. Entre los fitoquímicos encontrados están la apigenina, austroinilina, avicularin, β-sitoesterol, ácido caféico, campesterol, cariofileno, centaureidin, ácido clorogénico, clorofila, kaempferol, luteolina, quercetina, estigmasterol, entre otras.

Yamada en 1985 demostró que el consumo oral de Esteviósido en cantidades elevadas como 550 mg/kg de peso corporal al día (es decir 200 veces la ingesta máxima probable) durante 2 años, no tuvo efectos tóxicos o cancerígenos en ratas.


Recientemente ha sido aprobada como Generalmente Reconocido como Seguro (GRAS por sus siglas en ingles) de la Food and Drug Administration.



Ante la creciente demanda de productos bajos en calorías o sin calorías, la Estevia se emplea como edulcorante de mesa, en la elaboración de bebidas, dulces, mermeladas, chicles, en pastelería, confituras, yogures, entre otros.

A escala comercial la utilización de este edulcorante está de moda desde principios de los setenta en Japón. Actualmente se cultiva en Japón, Brasil, el sudeste asiático, Canadá y China, siendo este último el principal exportador de esteviósido. En Japón, el cultivo de Estevia se emplea principalmente como sustituto de azúcar. Cerca de un cuarto de cucharadita de hojas es equivalente a una cucharadita de azúcar.


Pero además de sus propiedades endulzantes,  la Estevia tiene importantes efectos sobre la salud:


Estevia y diabetes mellitus:

Los extractos de esteviósido rebaudiana pueden disminuir el nivel de glucosa en sangre en ratas diabéticas, resultados similares a los obtenidos utilizando polvo de hojas de Estevia.
Los Esteviósidos regulan el nivel de glucosa en la sangre por el incremento en la secreción de insulina y una mejor utilización de la glucosa por los tejidos periféricos y los músculos en ratas diabéticas; también se postula que los esteviósidos contrarrestan la glucotoxicidad en la células beta o también que suprime la secreción de glucagón por parte de las células α del páncreas.

En estudios en humanos (voluntarios sanos), se investigó el efecto de la administración de extractos de Stevia Rebaudiana en las pruebas de tolerancia a glucosa. A los sujetos se les dio un extracto acuoso de hojas de 5 g cada 6 horas por 3 días y se realizó una prueba de tolerancia a la glucosa antes y después de la administración de los extractos. Los resultados mostraron que el tratamiento con Estevia aumentó la tolerancia a la glucosa y disminuyó las concentraciones de glucosa plasmática. Diversos autores concluyen que la planta podría tener un uso potencial en el manejo de la diabetes tipo 2.
Esteviósido y esteviol han demostrado que inducen la diuresis y natriuresis, sin un cambio significativo en la tasa de filtración glomerular o el flujo plasmático renal.




CONCLUSIONES
La estevia es un edulcorante no calórico, de origen natural, que se cultiva y utiliza en diversas partes del mundo y que ha penetrado de manera importante en el mercado nacional e internacional. Publicaciones refieren propiedades positivas entre ellas en el manejo de la diabetes mellitus y la hipertensión, transformándose en una nueva herramienta nutricional.
Organismos internacionales avalan su consumo como suplemento seguro y que no estimula el apetito; por tanto sin riesgo de incremento de peso al consumirlo.

Adelgazar, ejercicio físico, una dieta saludable rica en verduras y el consumo habitual de te de Estevia ecológica de calidad como modulador de la insulina y el glucagón, pueden ser herramientas suficientes para la prevención y control de la Diabetes tipo 2 y de la tensión arterial.



Josep Pàmies es el mayor conocedor de sus propiedades y defensor a ultranza de su uso; y que no solo se limitó a contarlo, sino que la cultiva y enseña a cultivarla a toda persona interesada.
Josep Pàmies es un luchador que fundó la Asociación sin ánimo de lucro “Dulce Revolución de las Plantas Medicinales”, que promueve el uso de las plantas, a pesar de la guerra que le han declarado las multinacionales farmacéuticas y químicas.
Consultando la multitud de estudios y con la experiencia de centenares de diabéticos que la consumen en España, se puede decir que es una planta que regula el azúcar en la sangre, que reduce la presión arterial, que regula el aparato digestivo en general, actúa favorablemente en muchas personas con ansiedad, reduce la grasa en personas obesas, es diurética, reduce el colesterol y ayuda a quemar los triglicéridos.
La dosis que suelen utilizar la mayor parte de las personas que han observado efectos beneficiosos es de 2-4 hojas tiernas comidas directamente antes o mientras se  desayuna y 2-4 hojas más antes o durante la cena.
estevia seca
Cuando no se dispone de hojas tiernas se pueden hacer  infusiones de hoja seca (una infusión por la mañana y otra por la noche). La infusión se puede hacer cada vez, con una dosis de una cucharada de postre por taza de infusión, o bien se puede hacer para dos días, dejando que un litro de agua empiece a hervir, cerrar el fuego y añadir 4 cucharadas de postre de hojas secas trituradas, dejando reposar 10 minutos y filtrar antes de tomarla, para que la hoja de todas sus propiedades.
Guardar en la nevera la infusión no utilizada en un frasco de cristal cerrado.





"¿Qué es la vida? Un frenesí. ¿Qué es la vida? Una ilusión, una sombra, una ficción; y el mayor bien es pequeño; que toda la vida es sueño, y los sueños, sueños son"
Calderón de la Barca


1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar