17 febrero 2014

BRICO-SALUD: ÓSMOSIS NASOFARÍNGEA LOW COST


"Hay un espectáculo más grande que el del mar,

y es el del cielo;

hay un espectáculo más grande que el del cielo,

y es el del interior del alma”

Victor Hugo





La entrada de hoy aún siendo breve, puede ser útil en estas fechas de catarros, mucosidades y “CRISIS…”, en que las medidas o soluciones de bajo costo siempre son bienvenidas.

En una entrada reciente os comenté los efectos benéficos de los baños en agua caliente con sal marina en la bañera de nuestra casa; en que promovemos la eliminación de nuestros tóxicos endógenos a través de la piel mediante ósmosis percutánea.

Os recuerdo como la ósmosis es un proceso físico-químico que se caracteriza por el paso de un disolvente a través de una membrana semipermeable, como es la piel o cualquier otra mucosa, desde la solución más diluida a la más concentrada. Asimismo recordar que nuestro cuerpo está compuesto por un 70% de agua salada (9,4 gramos de sal por litro) y que en el agua de mar, aparte de tener en su composición todos los elementos y sales minerales de la tabla periódica, tiene una concentración de sales superior a 30 gramos por litro.

Una vez hecha la introducción, “la idea brico-salud” de hoy, consiste en aprovechar los beneficios de la ósmosis con agua de mar para la limpieza nasofaríngea y lavados nasales, muy indicados en esta época de catarros, gripes y convivencia cercana con multitud de virus.

Podéis decir…, bueno…, pero si en el mercado ya existen productos con agua de mar para limpieza de las fosas nasales, que puedo encontrar en cualquier farmacia, y por cierto van muy bien…, correcto; hoy solo os voy a aportar la versión Low Cost: “la ósmosis nasofaríngea  Low Cost”.


"El mar también elige puertos donde reír como los marineros.
El mar de los que son.
El mar también elige puertos donde morir como los marineros.
El mar de los que fueron" 
         Miguel Hernández
          





Para ello necesitamos un cuentagotas o similar, que bien podemos reciclar de cualquier otro producto que tengamos por casa una vez limpio e higienizado; solo nos falta ahora, el agua de mar, que quien viva cerca lo tiene fácil; pero existe también actualmente una empresa española que comercializa en botellas de 1,5 y 5 litros agua de mar (así se llama), envasada por Lactoduero S.A., en Saldaña (Palencia), curioso …, no en Asturias…., en Palencia; que la somete a un microfiltrado en frío que solo elimina las posibles impurezas, conteniendo todos sus minerales esenciales como el calcio, magnesio, manganeso, potasio, etc.. Dicha empresa ha recibido un premio a la Innovación de la Diputación de Palencia, y entiendo que bien merecido, por acercar el agua de mar, con todas sus propiedades y sus múltiples usos al consumidor, donde quiera que esté.




"Muchas personas atacan al mar, yo le hago el amor"
         Jacques Cousteau


Buena idea y primicia, creo que mundial, la de envasar sin adulterar el agua de mar y ponerla a disposición de todos los usuarios con las posibilidades que el futuro sin duda deparará para su uso medicinal; y que ya un visionario como el naturalista, fisiólogo y biólogo René Quinton (1866-1925) descubrió hace ya unos cuantos años, aunque para la mayor parte de la población sea solo un desconocido. A la empresa le auguro un futuro prometedor; su slogan: “Para cocinar y mucho más”, muy acertado igualmente.

La sorpresa al verlo me la llevé concretamente en un Carrefour, en una estantería en la sección de mariscos; su precio: 50 céntimos la botella de litro y medio.

René Quinton
¡Nada es tan mío como lo es el mar cuando lo miro!
           Elías Nandino

Para la idea Low Cost que proponemos hoy, simplemente con 50 céntimos tendremos una botella en el frigorífico con agua de mar suficiente para poder realizar instilaciones y lavados nasales toda la familia 2 0 3 veces al día de manera preventiva y más, e incluso gargarismos si contraemos alguna infección nasofaríngea característica de la época. 

El mar. La mar.
El mar. ¡Sólo la mar!
¿Por qué me trajiste, padre,
a la ciudad?
¿Por qué me desenterraste
del mar?
En sueños, la marejada
me tira del corazón.
Se lo quisiera llevar.
Padre, ¿por qué me trajiste
acá?

Rafael Alberti

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada